Respuesta de Mario Castrillo a Rubén Martínez "Sobre el busto de bronce..."

POSTALITA PARA EL ESCULTOR RUBEN MARTINEZ
TERRIBLE CONFUSION MENTAL

Evelyn Galindo publicó en línea el artículo “Sobre el busto de bronce…” el 28 de agosto de 2016, refiriéndose al busto de Mauricio Funes encontrado durante uno de los allanamientos a la residencia del ex mandatario,  llevado a la Presidencia de la República por el partido FMLN. En dicho artículo el escultor Rubén Martínez afirma “Yo hice la escultura de Funes que encontraron en su casa por encargo de su esposa. Funes y un señor Castrillo me condenaron porque hice la escultura de Roberto D’Aubuisson; el primero escribió que yo era asesino escuadronero y el otro me descalificó para recibir el premio nacional de cultura, rama escultura.  Este señor cuenta que él se opuso rotundamente ante el jurado”. Más adelante Rubén Martínez afirma: “Puedo hacer un paladín, un prócer, un gran personaje, un político, un diputado, un señor y al mismo Castrillo si tiene el dinero para pagarme.”
¡Que terrible confusión mental tiene el maestro escultor Rubén Martínez, a quien aprecio como artista! Déjeme decirle, para aclarar la confusión mental en que usted vive, lo siguiente:

1º No he sido jurado del Premio Nacional de Cultura.

2º He sido jurado del Premio de Cultura “Antonia Portillo de Galindo”, en donde usted fue uno de los candidatos el año 2006. En esa ocasión, uno de sus colegas, integrante del jurado, impulsó la candidatura de Enrique Salaverría para otorgársele dicho premio en la rama de Escultura. Propuesta que fue aprobada unánimemente por el jurado calificador.

 3º Usted se refiere al Premio Nacional de Cultura llevado a cabo por CONCULTURA el año 2007, siendo Presidente del ente gubernamental el poeta Federico Hernández Aguilar. Para dicho concurso usted fue candidato pero el premio recayó en Enrique Salaverría –¡por algo será, ¿no se ha puesto usted a pensarlo?!-Espero estos datos le sirvan para aclarar su mente.

4º Usted afirma: “Puedo hacer un paladín, un prócer, un gran personaje, un político, un diputado, un señor y al mismo Castrillo si tiene el dinero para pagarme.” Sus palabras me llevan a reflexionar que si le propusieran hacer el busto de Hitler –y van a pagarle por ello- usted lo haría sin dudar ni un momento, tal como sucedió con el busto del Mayor Roberto D'Aubuisson que se encuentra en el Cementerio, a quien Robert White, embajador de Estados Unidos en El Salvador en la década de los años 80, calificó de “asesino sicópata”. Si me pidieran escribir un poema ensalzando a Hitler o a Roberto D'Aubuisson –aunque me ofrezcan pagarme por ello-, no dudaría un momento en decirles que NO. Para mí no se trata de un asunto de dinero, sino de ética y dignidad. Déjeme decirle que afortunadamente he sido formado en otra escala de valores.

5º Usted afirma que si tengo el dinero para pagarle, haría mi busto. La verdad es que no soy megalómano y no me interesa mandarme a hacer un busto por usted ni por nadie. Le repito, he sido formado con otra escala de valores.

Y siacabuche calavera de cuche y me aparto reviracontracluvis como,  decíamos de cipotes!

Mario Castrillo
5 de septiembre 2016