Skip to main content

La producción cultural contra hegemónica: República de la muerte de Mayra Barraza

República de la Muerte (2010, 2012) de Mayra Barraza es una exposición que establece un diálogo estético con los discursos de formación del estado nacional después de 1992.  Después de la firma de los Acuerdos de Paz, El Salvador entra oficialmente en una etapa de posguerra y de transición a la paz. Se recalca la importancia transcendental de la firma de los Acuerdos de Paz con conmemoraciones públicas cada 16 de enero y con representaciones en monumentos y murales públicos de la conciliación lograda entre los movimientos de derecha e izquierda política del país.  En República de la muerte la artista cuestiona los discursos de “paz” y de “posguerra” en que se basa la República de El Salvador después de 1992 al marcar la violencia actual que fragmenta el cuerpo del ciudadano salvadoreño.  La serie cuestiona la posibilidad de una comunidad nacional sin una valoración básica de la vida humana de sus ciudadanos.

En vez de representar cuerpos emblemáticos vitales como los que figuran en diversas pinturas, monumentos, y estatuas clásicas y modernas, los cuerpos que representa la artista son cuerpos fragmentados, desmembrados y marginales.  Por ejemplo, el retrato de una mujer en República de la Muerte no es un retrato corriente de la cara y un torso de una persona viva sino una cabeza rodante desmembrada del torso (Título: Cabeza rodante).
Cabeza rodante, 2009

La artista interviene también en el discurso nacional monumentalista con su escultura en bronce “brazos”; aquí en vez de una estatua de un cuerpo heroico instalada en una plaza pública, Barraza representa un brazo desmembrado anónimo sobre una base de grama y piedras.


Brazos, 2006-2008
Con un enfoque en el cuerpo humano y en la violencia corporal la exposición de Mayra Barraza presenta una producción cultural contra hegemónica independiente ya desligada de los discursos políticos de las derechas e izquierdas y revela un compromiso con representar y denunciar la realidad cotidiana.  Al mostrar la aceleración de la inseguridad y de la violencia corporal después de la firma de los Acuerdos de Paz, su obra cuestiona los mismos discursos de “paz” y “posguerra” y sugiere que los traumas históricos irresueltos de la guerra de los 70-80s se inscriben en los cuerpos actuales.

Popular posts from this blog

La queja del gaucho derrotado: Martín Fierro de José Hernández

El gaucho Martín Fierro: El gaucho derrotado El contexto histórico del autor José Hernández (1834-1886) nace en Buenos Aires en 1834.   En 1852 Juan Manuel Rosas es derrotado y Sarmiento y Mitre gobiernan el país.   Sarmiento abre el país a la “civilización”, la inmigración y hay un nuevo enfoque en el desarrollo de la agricultura.   Encierran las pampas y se integra esta zona a la vida nacional.   El gaucho pierde   su libertad de movimiento en el campo, un aspecto básico de la formación de su identidad.   En 1868 Hernández regresa a Buenos Aires y establece el periódico Río de la Plata donde critica a las políticas de Sarmiento.   En 1872 escribe Martín Fierro.   En 1881 ocupa puestos en el gobierno de Buenos Aires y muere en la misma ciudad a los 56 años de edad. La pena extraordinaria del gaucho Martín Fierro es la más grande poema de la literatura gauchesca y forma parte de una tradición ya establecida de literatura gauchesca en el siglo 19.   En 1866, por

Nunca estuve sola (UCA 1988, 1992), el testimonio de Nidia Díaz

Nunca estuve sola (UCA 1988, 1992 inglés) es el testimonio de Nidia Díaz (María Marta Valladares), dirigente del FMLN en la guerra de los 80.  En 209 páginas y 55 capítulos Díaz narra seis meses (desde el 18 de abril hasta el 25 de octubre) de su detención en el cuartel central de la Policía Nacional de El Salvador.  En su testimonio Díaz hace hincapié en el hecho que el hombre que la detiene es un consejero militar estadounidense y participa también en su detención Félix Rodríguez, un agente de la CIA.  Rodríguez es famoso por su participación en la Invasión de Bahía de Cochinos, Vietnam, el escándalo Irán-Contra, y en el asesinato de Ernesto Che Guevara.  Estos detalles son importantes porque Díaz los toma como símbolos de la intervención de Reagan en El Salvador.  Esto viene a ser uno de los propósitos claros de su testimonio; la denuncia al imperialismo norteamericano en El Salvador. En el prólogo al libro Deborah Shnookal cita partes de una entrevista que Nidia Díaz

La intertextualidad en Luz negra de Álvaro Menen Desleal y Esperando a Godot de Samuel Beckett

Luz negra (1964) [101pp] de Álvaro Menen Desleal es una de las obras de teatro con mayor trascendencia en la dramaturgia salvadoreña.   Sin embargo, es una obra indiscutiblemente beckettiana.   Hay una relación intertextual patente en la estructura de Luz negra y Esperando a Godot (1952) de Samuel Beckett.     Los personajes de Menen Desleal son Goter y Moter, dos cabezas que acaban de ser separadas de los cuerpos en una ejecución pública.   Goter es ajusticiado por ser un revolucionario idealista y Moter por ser estafador; sus cabezas quedan abandonadas en una plaza (La Libertad).   La obra se enfoca en la conversación entre Moter y Goter mientras esperan que pase alguien con quien puedan hablar para confirmar si están vivos o no.   Esperando a Godot de Samuel Beckett tiene una estructura muy parecida con dos hombres, Vladimir y Estragon, que conversan mientras esperan la llegada de Dios.   A pesar de las acusaciones en contra de Menen Desleal de haber plagiado la obra