Millones de bebés ultimados aquí, hablan desde el cielo a sus papás (*)

Una vieja foto de mí.

Hola queridos papis: Somos los millones de bebés que nos fuimos al cielo cuando fantaseabas a solas hace unos días.  A pesar de que uds. viven tranquilos y dichosos en una sociedad patriarcal que no pone atención a este "genocidio en masa," es innegable que eyacular sin ton ni son implica el desperdicio de vidas potenciales.

Desde que los millones nos conocimos aquí arriba, hemos charlado mucho tratando de entender por qué debíamos morir si éramos inocentes futuros niños llenos de ternura para ustedes papis, deseando colmarlos de todo el amor del mundo, llevándoles esa gran felicidad que acarrean todos los futuros bebés a sus papis.

Ya que se acerca el día del padre queremos expresar nuestra amorosa devoción por ustedes adorados papis.  Les contamos que Jesús, al llegar aquí al cielo nos bautizó a todos, nombrando a uno Pedrito, pues le recuerda a su amigo San Pedro, en su autenticidad. Pedrito, en este día, quiere enviarle un mensaje especial a su papá, diciéndole que su rostro lo encontró en una bella rosa color carmín, del jardín del Edén aquí. Cada mañana la riega y la cubre de besos y la cuida como mejor debería haber hecho su papá, trabajando fuerte para que jamás pasaran hambre o ninguna necesidad sus futuros niños, en vez de estar fantaseando como un bicho adolescente.

Pero aquí en el cielo todo es alegría con Jesús. El nos cuenta lo que dice que habríamos sido al crecer: Doctores, abogados, maestros, artistas, hasta uno, sería presidente.  Y por qué no, ya que hasta el meritísimo Salvador Sánchez Cerén una vez fue poco más que un espermatozoide.

Sabemos que ustedes hicieron algo muy malo ese trágico día, pero aun así nosotros queremos tenerlos con nosotros aquí en el cielo algún día para abrazarlos y amarlos.

¡Felicidades papis. Los queremos!

(*) En respuesta a Evangelina del Pilar de Sol “17 bébes ultimados aquí” publicado el 9 de mayo 2015 El diario de hoy elsalvador.com