Monday, April 6, 2015

En El Salvador no hablamos español

Panchimalco, El Salvador abril 2015. 
"En El Salvador no hablamos español," afirma Pedro Geoffroy Rivas en su texto sobre el contacto entre el nahuat y el castellano.  Ya con eso decidí no regresar el libro de 1978 al estante y mejor ojear el argumento seguido por un pequeño diccionario del lexicon de la lengua salvadoreña.  El principio básico del texto de referencia La lengua salvadoreña de Pedro Geoffroy Rivas es que el idioma que se habla en El Salvador no es español sino un variante del dialecto románico surgido en Castilla. Rivas propone que “en El Salvador no hablamos español-mucho menos castellano.”  Tampoco se trata de un español corrupto o vulgar porque el idioma nunca se concretiza y está siempre en flujo.  El purismo del español es una ilusión y una falta científica contra la lengua y los “puristas” de los siglos XII y XIII llamaban idioma corrupto al español y pretendían que se hablara el latín.   A lo largo de los siglos XI, XII, y XIII el español sufre una marcada influencia extranjera que cambia el vocabulario y las reglas gramaticales.  En el siglo XV don Antonio de Nebrija presenta a la Reina su famosa Gramática de la Lengua Castellana para concretizar el idioma y para “que vuestra Altesa metiesse debaxo de su iugo muchos pueblos bárbaros”(8).  Sin embargo es de notar que el propio Almirante, en su diario, adopta palabras del caribe como canoa, cacique, y hamaca y Antonio de Nebrija incluye la palabra canoa en su Vocabulario publicado en 1493.  En la literatura, Cervantes, Quevedo y Lope de Vega usan corrientemente americanismos y temas americanos.  Es así que el castellano evoluciona y va tomando formas americanas con la conquista. 
 
Iglesia colonial de Panchimalco, El Salvador abril 2015.
Al llegar los españoles a El Salvador, el dialecto de los grupos nahuas que encuentran es de los más arcaicos.  La primera corriente de asimilación de palabras fue cuando los españoles tropiezan con plantas, animales y cosas que les eran completamente desconocidas.  Otro cambio interesante en el español salvadoreño es la asimilación del aspecto morfológico del náhuatl.  El náhuatl es un idioma polisintético en que las palabras se unen entre sí para formar nuevas palabras y surge así en el habla mestiza formas como vapué (vaya pues), puesí (pues sí), vuá (voy a), vuaver (voy a ver), vuir (voy a ir), vuavenir (voy a venir), ibir (iba a ir), idiay (y de ahí).  Luego otros cambios se dan por la no comprensión del significado de los vocablos o por analogía y verbos como pegar (iniciar:
‘pegó la gran carrera’), regarla (echar a perder algo: se la regó conmigo), sentir (oír,: no sentí ladrar los chuchos) adquieren nuevos significados.  En fin, a pesar de ser un instrumento de dominio, desde los primeros contactos, los españoles adoptaron un amplio vocabulario nahuat y la morfología y la sintaxis de ese idioma original. 

Algunos ejemplos de nahuatismos  (A-Z en proceso):

A
Achís. De ashina, orina. Exclamación de asco o protesta.
Aguachinado. De ahuatsali.  Arruinarse las siembras por falta de agua.
Ajuate, afate. De ajuayo, espinoso.  Pelusa espinosa que cubre las vainas de algunos frutos.
Apachar. De pachoa, aplastar.
Atol. De atuli. Bebida hecha con elote molido.
Ayote. De ayut, calabaza.


B-Z (en proceso durante el mes de abril de 2015)

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...