Wednesday, March 18, 2015

La política y la estética en los archivos de la guerra de los 70-80s

Afiche FPL. FMLN c. 1984

Ultimamente he estado dándole vueltas a la idea del arte y la estética como algo político.  En la actualidad solemos distinguir plenamente entre las dos cosas. Decir, por ejemplo, que una muestra de arte es "panfletaria" es una crítica grave del arte a servicio del discurso político.  Por otra parte, decir que una pieza es "decorativa" implica una falta de contenido de valor.

Esta línea de cuestionamiento de la estética y la política me llevó esta semana al archivo CIDAI de la UCA para buscar ejemplos de arte comprometido con la política.  En estos ejemplos el "arte" está a servicio de una política de justicia social, son ejemplos de arte "panfletaria" que la sociedad actual no considera "arte."  La prueba de esto está en que se encuentran estas imágenes en las cajas de cartón de un archivo histórico y no en un museo como el MARTE o en las vitrinas de una galería.  La verdad es que estoy de acuerdo con el crítico Jacques Ranciere en que la clasificación de un objeto como "arte" depende de cómo la sociedad lo plantea y lo replantea de modo que aquí les dejo con unas muestras de afiches del archivo para considerar sus puntos estéticos.  ¿Es arte?  
Revista Justicia y Paz c. 1974

Jacques Ranciere propone en varios  de sus escritos esta tensión entre la estética y la política.  Según ese crítico, el arte siempre existe en relación con un contexto social, político e histórico porque el arte se conceptualiza como tal por el marco social que así lo identifica.  Es decir, el hecho que una pieza se clasifique como arte depende de la percepción social.  Un ejemplo clásico es el inodoro "Fountain" de Duchamp de 1917; en su momento se percibe como "arte" porque el marco social lo clasifica como una innovación artística avant-garde con valor estético.
Afiche de Las Madres y Familiares de Presos Políticos, c. 1970


Ranciere intenta resolver la tensión entre la estética y la política con proponer dos políticas de la estética.  En la primera, no hay un límite claro entre el arte y la vida; el arte se contamina de experiencias vividas y de los objetos cotidianos.  En la segunda política de la estética, el arte resiste transformarse en parte de la cotidianidad.  En estos objetos no se lee una utilidad social ni un propósito práctico.  Hay varios ejemplos de arte abstracto y no-discursivo que sirven de ejemplo.  A pesar de sus diferencias, las dos políticas de la estética marcan la importancia del contexto social en la valoración de un objeto como "arte."   
c. 1987
   
Justicia y Paz, La vida en broma c. 1970

Afiche BPR c. 1970

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...