Saturday, March 7, 2015

El arte verbo de Víctor Crack Rodríguez

Free Down (2014)
San Salvador, El Salvador. Me encuentro con Víctor Crack Rodríguez en DMaíz, un café situado en Paseo El Carmen de Santa Tecla.  Es una mañana tranquila y el artista tiene su patineta a un lado y el celular al otro.  Muchos lo conocen como el artista de la papeleta, porque recuerdan la acción de 2014 en la que Crack Rodríguez recibió atención mediática por comerse una parte de la papeleta electoral como una acción que cuestionaba la relación entre hambre y poder. 

Víctor Crack Rodríguez es un artista salvadoreño que define lo que hace como arte-acción: ”Para mi la acción es algo seco, el performance es actuado y más meloso.  Una acción se sale de esa cuestión rígida.  Estoy haciendo una presencia con una acción, no algo teatral.  Estoy haciendo verbo, eso es arte acción” concluye el artista.

Según Crack Rodríguez, el arte tiene que estar presente e ir más allá de la representación.  El artista tiene la responsabilidad de incidir en la realidad.  El arte no es sólo una cuestión de entretener al público.  “No vengo a adornar la ciudad, vengo a ser parte del lugar, espacio, y tiempo.”  Mientras que el performance tiene una estructura y una propuesta fija, la acción se abre a la posibilidad: “Creo que hay que estar abierto a lo que pueda pasar o a lo que de la situación.  Yo puedo decir que las cosas van a suceder de cierta forma pero al final se desarrollan de otra.  Que la gente del lugar llega y te da algo de tomar o te peina, eso no lo puedo controlar, no lo voy a controlar.”   

Entre sus acciones más recientes están Free Down, realizada el  19 de septiembre de 2014, en La plaza libertad de San Salvador.  En esa acción el artista se arrodilla en una posición de arrepentimiento en un círculo de semillas de maicillo.  En Planas, Crack Rodríguez se presenta en la aula de un colegio y cae 100 veces desde un pupitre hacia al lado derecho.  Se puede leer la acción como un cuestionamiento a las formas de aprendizaje por repetición.  Uno de los temas que toca en varias de sus obras es la memoria histórica.  Por ejemplo, en Teorema de desubicación, llevada a cabo el 30 de julio de 2013, el artista destruye un pupitre como símbolo del aparato de enseñanza.  La acción se puede leer como una crítica de la ausencia de la memoria en la 25 Avenida Norte en la capital salvadoreña donde soldados de la Fuerza Armada masacraron a los estudiantes de la Universidad de El Salvador el 30 de julio de 1975. 

Sobre cómo el público lee sus acciones
Crack Rodríguez: Es difícil hacer acciones en museos o galerías.  Allí uno tiene que tener una base o una estructura.  Mi propósito es hacer que la gente cuestione qué es lo que pasa, qué onda y haga una lectura de la acción.  Principalmente quiero que la gente cuestione.  Si no entienden nada es mejor todavía.  Si pongo mi punto de vista puedo enviciar su pensamiento.  La gente necesita hacer una relación directa con la pieza sin que yo proponga un significado.
Planas (2013)

Teorema de desubicación (2013)
Sobre el sistema educativo y la memoria histórica
Crack Rodríguez: Estamos un poco perdidos como  nación.  Estamos haciendo lo que podemos, pero a veces la ignorancia es lo único que tenemos.  Hay muchas cosas que no se saben por el mismo sistema educativo.  Después de salir del colegio me di cuenta de quién era Romero y de otras figuras de la memoria histórica.  En el colegio nos tenían como en una burbuja.  Ahora, trato de jugar con los íconos, con los símbolos de la ciudad.

Sobre los límites de la acción
Crack Rodríguez: En una acción como Teorema de desubicación me dejo llevar hasta cierto punto.  En este caso llegué un domingo con un pupitre de la Nacional a ese espacio desolado.  Llegamos con cámaras para documentar la acción y de repente salió toda la gente del lugar y no querían que estuviéramos ahí.  Me salí de la acción.  Uno de mis compañeros me criticaba por salirme de la acción, pero yo no voy a poner la acción delante de la seguridad de mis amigos.  Volví el 30 de julio y hablé con la gente que estaban en la misma lucha para recordar la masacre de los estudiantes.  Hicieron el desfile de cada año y yo llevé a cabo la acción.  Creo que se debería de explorar hacer cosas diferentes para salirse de lo cotidiano y de lo esperado. 

Con todo, las intervenciones de Crack Rodríguez se sitúan en el espacio liminal que Ileana Diéguez Caballero percibe al límite entre la vida y el arte, entre la ética y la estética.  Estas son las acciones que “si bien no tienen un fin estético producen un lenguaje que atrapa la percepción y suscitan miradas desde el campo artístico”  (Diéguez 11).  Las arte acciones que propone Víctor Crack Rodríguez son maneras de intervenir en la ciudad; interrumpen y matizan el valor retórico y simbólico del espacio público. 

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...