Saturday, September 20, 2014

La de-construcción del archivo, Documento 1/29 y 3/29 de Ernesto Salmerón


Ernesto Salmerón Foto: Arts Initiative Tokyo
La Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua es un partido que ha pasado por un proceso dramático de trasformación en los últimos 25 años.  Mientras la revolución sandinista de los años ochenta es un fenómeno histórico transcendente basado en la justicia social y el rechazo del imperialismo, la conducta del partido sandinista actual es el motivo de mucha polarización, sobre todo dentro de la izquierda.  Hay fuertes críticas de la ambición personal de Daniel Ortega, de la cantidad de líderes  acomodados de la FSLN y de las relaciones económicas que Ortega mantiene con los Estados Unidos y con el Fondo Monetario Internacional (FMI)(Ramírez, “En la sombra del caudillo”, Adiós Muchachos 2007).  Por lo tanto, el estado suele enfatizar los lazos con el pasado heroico, posicionándose así como los herederos de una aura de legitimidad basada en la santidad de la revolución.  Es en este contexto de post-revolución que se forma Ernesto Salmerón (Managua, 1977) como artista visual.

Ernesto Salmerón empieza a producir obras a partir de 2001.  En su fotografía, video e instalaciones trata, entre otros temas, al tema de la memoria histórica.  La obra de Salmerón se enfrenta con la hegemonía de la memoria pública con revelar la naturaleza teatral y performativa del archivo.  Salmerón utiliza el archivo histórico como un medio para crear nuevos productos, espectáculos e intervenciones que revelan cómo los documentos históricos figuran en la construcción de la memoria: “Salmerón theatricalizes the already theatrical, mixing performance and reality, past and present in works that question the alleged fixity of the document.  Salmerón’s works perform memory through the incarnated reiteration of archival material, complicating readings of the past and its myths” (Carla Macchiavello “The Power of Pink”, E-misférica)  Aquí quisiera detenerme en analizar los video-documentos de Ernesto Salmerón; Documento 1/29 (2003) y el Documento 3/29 (2003) para comentar su uso del archivo para montar una crítica de la memoria oficial (Vea los video-documentos de Ernesto Salmerón aquí: Documento 1/29 y Documento 3/29).

La serie que se titula Documentos de Salmerón son videos que reúnen partes de noticieros, discursos políticos y películas de dos archivos cinemáticos; el Archivo Fílmico de la Cinemática Nacional y el Instituto Sandinista de Cine Nicaragüense con otros fragmentos de la producción cultural.  Los documentos son cortos, de más o menos un minuto, y no permiten la elaboración de una narrativa cohesiva.  Se enfatizan ciertas escenas o frases con la repetición de fragmentos que de repente se cortan o se retroceden.  Por momentos predomina un sonido agudo que imposibilita que el público se deje llevar por el espectáculo que observa.  Los video documentos de Salmerón revelan que los documentos del archivo nos son simples copias del mundo sino alternativas fantasmagóricas a la realidad.    
Documento 1/29, Ernesto Salmerón
En el Documento 1/29, por ejemplo, hay tres escenas visuales; un paisaje nicaragüense, el entrenamiento de la guardia nacional de Somoza y una manifestación política a favor de Somoza.  Mientras las escenas cambian, una frase se repite del Mensaje al pueblo de Nicaragua de Carlos Fonseca, el fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN): “sean cuales sean las diferencias entre los nicaragüenses, cada uno tiene un lugar”.  El video y el sonido juntan fragmentos completamente incompatibles y sin embargo sobresale el tema de la identidad nacional.  Así, la obra de Salmerón revela que el archivo es un medio que puede ser utilizado para construir, de fragmentos del pasado, un mensaje nuevo para el presente.  El documento 3/29 empieza con el titular, “Una urgencia biológica” y se centra en la imagen de una mujer que pone una canasta al pie de una cruz blanca.  La grabación de una voz femenina repite el mensaje de que hay que trabajar siempre para salir adelante y no dejar que la sangre de los mártires sea pisoteada.  En “The Power of Pink” Carla Macchiavello sugiere que esta frase va más allá  de la revolución para comentar la situación actual de pobreza y la lucha diaria para sobrevivir.

En fin, la obra de Ernesto Salmerón cuestiona la construcción de la memoria por el estado en la etapa actual de post-revolución.  Salmerón de-construye el archivo como un símbolo fundamental de la “verdad” histórica para revelar la naturaleza altamente mediada del archivo. 


Apuntes: Carla Macchiavello sugiere que La “memoria” resistente que presenta Salmerón interrumpe el discurso nacional de reconciliación nacional (1).

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...