Thursday, September 11, 2014

El pasado prehispánico en el Los comentarios reales del Inca Garcilaso de la Vega


En Los comentarios reales, Garcilaso propone una reinterpretación correctiva del pasado prehispánico de los incas.  Garcilaso atribuye los errores de los historiadores españoles a la incompetencia lingüística y propone enmendar las malas interpretaciones españolas (36).  

La condición de mestizo bilingüe y bicultural autoriza a Garcilaso de la Vega para jugar un papel privilegiado en el proceso historiográfico (Margarita Zamora “Filología humanista e historia indígena en los comentarios reales”)  El Inca Garcilaso es el primer mestizo cultural que logra sintetizar dos ascendencias; la española del padre y la incaica maternal.[1]  Quechua es su lengua materna y sale para Córdoba a los veinte años.  Conoce las formas de ambas culturas y los dos idiomas. 

Garcilaso basa su interpretación del pasado prehispánico en las relaciones orales de sus familiares, en informes escritos sobre los quipu incaicos, en sus propios recuerdos infantiles y en lo que otros historiadores han escrito (Zamora 548).  Aquí habría que considerar la autoridad de las fuentes orales;  Garcilaso se basa en ellas y en su propia memoria, pero dice que el texto escrito es una manera preferible de recordar y preservar las historias orales.  Es irónico que “la verdad” del texto escrito se base en la sabiduría comunicada en la oralidad.

Los comentarios reales tiene dos partes; la primera retoma la historia maternal inca y la segunda tiene un objeto español.  En la primera parte Garcilaso se centra en rectificar la historiografía con respecto a la antigua civilización Inca.  Garcilaso cuenta que el Sol les tuvo piedad a las primeras comunidades incaicas y les trajo la civilización y el orden.  Describe además el código de disciplina y la ética que se les exige a los miembros de la comunidad y que se mantiene a través de la vigilancia rigurosa por las autoridades.  Garcilaso también detalla el proceso compasivo de los incas de conquistar; en comparación, la conquista española es violenta, cruel y poco ética.  En términos de la colonización, Garcilaso enmienda los relatos de los historiadores españoles donde dicen que los Incas exigieron tributos excesivos y pasaron leyes opresivas.  Según Garcilaso los Incas trataban de ganarse a las culturas primitivas y salvajes por el buen tratado; regalaban prendas y favores y sólo exigían tributo en el beneficio de la misma comunidad.  En algunos casos hasta ingresaban dinero en las comunidades.  Las comunidades conquistadas se entregaban a la suave servidumbre por la superioridad militar y cultural de los Incas.  Garcilaso disputa la información de los españoles acerca del proceso de preservar los cadáveres; dice que los Incas nunca revelarían esa información a un historiador español (41).  También disputa otras teorías españolas sobre el proceso de construcción y sobre las tradiciones funerarias de los Incas (42-43).  

En la segunda parte de Los comentarios reales, Garcilaso describe lo visto y lo vivido del descubrimiento y la conquista.  El peso está en la narración  de las cosas que suceden.  Los hechos son mucho más próximos y el Inca ha podido hablar con testigos directos.  Utiliza un modelo renacentista de hacer la historia a través de lo visto y lo vivido en vez de basarse en lo leído.  Describe las pugnas internas de los Incas, entre Atahualpa y su hermano Huascar, y cómo estas pugnas abrieron un espacio para la infiltración español en el imperio.  Garcilaso propone que Dios admitió el conflicto fraterno para que los predicadores de la fe encontraran menos resistencia (131). 

Aquí es interesante la manera en que Garcilaso proyecta la Conquista como el resultado de la voluntad de Dios.  Relata la presencia de Santiago Matamoros (en este caso, Santiago Mata indios) y describe cómo las construcciones españolas no se quemaban por la voluntad de Dios.  Según Margarita Zamora esto se puede explicar distinguiendo entre la conquista y la colonización.  Mientras que en términos generales, el Inca Garcilaso estaba a favor de la Conquista, no estaba de acuerdo con el dominio y el modelo de colonización español (Seminario con Dra. Zamora en la Primavera de 2014).

En la última parte de Los comentarios reales, Garcilaso comenta el conflicto entre la corona y la colonia.  La corona aprueba unas leyes para la protección de la población indígena (el resultado del trabajo de las Casas en México).  El Virrey llega y intenta efectuar las leyes nuevas; los líderes y los terratenientes lo asesinan.  La corona termina perdonando la colonia.  Garcilaso está a favor de las nuevas leyes porque representan un intento de moderar el modelo español de colonización.
  
En fin, Los comentarios reales intenta reconstruir el pasado para que se reflejen y denuncien los abusos españoles.  Garcilaso lo logra hacer desde la posición privilegiada de mestizo bicultural y bilingüe.


[1] En la página 88 Garcilaso habla de su propia identidad y mestizaje

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...