Los rubios de Albertina Carri


Los rubios (2003) [83 min] es un documental experimental argentino que trata de la búsqueda de información de la directora, Albertina Carri, sobre sus padres que desaparecieron en 1977.  Los rubios incorpora entrevistas, fotos y escenas reconstruidas y una gran parte de la película revela el proceso de filmación.  


La crítica coloca Los rubios dentro de un nuevo género documental latinoamericano por su crudeza y sinceridad.[1] [2] La crítica Janis Breckenridge en su estudio “Performing Memory and Identity: Albertina Carri’s Los rubios” señala que el hecho que una actriz representa el papel de la directora interrumpe el proyecto del documental tradicional que se supone es demostrar la realidad.  Es una actriz y no la misma Albertina Carri que hace las visitas para obtener información sobre sus padres, lo cual pone en duda la autenticidad de las entrevistas realizadas porque no se sabe si los testigos también son actores.  Hacia el final del documental hay varios tomos en que la actriz repite un discurso en que cuenta que de niña pedía que regresaran sus padres cuando soplaba las velitas en cada cumpleaños.  Es un relato triste que no inspira la simpatía del espectador porque se sabe que es un discurso practicado y representado por una actriz.  Por otra parte hay varios momentos en que la calidad del sonido es mala y no se oyen bien los comentarios de la gente que se entrevista.  Por estorbos como estos la narrativa sobre los padres de Carri se solidifica muy poco y eso es precisamente lo que Carri representa con Los rubios; la imposibilidad de reconstruir la memoria.  Los rubios muestra indirectamente que los “buenos” documentales tradicionales necesariamente inventan ficciones que disimulan la fragmentación del pasado.  En fin uno se da cuenta que Los rubios no tiene tanto que ver con los padres de Albertina Carri como con el proceso de filmar un documental y con la imposibilidad de reconstruir el pasado.




[1] Los rubios aparece en el panorama nacional como una obra obligatoria, desafiante, inagotable, inenarrable… El secreto que guarda es el más simple y preciado de todos: una insuperable sinceridad” ALARCÓN, Fernanda. -Los Rubios- Espacio cine independiente. 05/11/2003

[2] “Un film valiente y crudo, [y] tambien sobre el amor al cine” CANCELA, Lorena. Otrocampo. 2003