La intertextualidad en Luz negra de Álvaro Menen Desleal y Esperando a Godot de Samuel Beckett

Luz negra (1964) [101pp] de Álvaro Menen Desleal es una de las obras de teatro con mayor trascendencia en la dramaturgia salvadoreña.  Sin embargo, es una obra indiscutiblemente beckettiana.  Hay una relación intertextual patente en la estructura de Luz negra y Esperando a Godot (1952) de Samuel Beckett.   

Los personajes de Menen Desleal son Goter y Moter, dos cabezas que acaban de ser separadas de los cuerpos en una ejecución pública.  Goter es ajusticiado por ser un revolucionario idealista y Moter por ser estafador; sus cabezas quedan abandonadas en una plaza (La Libertad).  La obra se enfoca en la conversación entre Moter y Goter mientras esperan que pase alguien con quien puedan hablar para confirmar si están vivos o no. 

Esperando a Godot de Samuel Beckett tiene una estructura muy parecida con dos hombres, Vladimir y Estragon, que conversan mientras esperan la llegada de Dios.  A pesar de las acusaciones en contra de Menen Desleal de haber plagiado la obra de Beckett (vea "Si la envidia fuera tiña"en el blog de Rafael Menjívar Ochoa 23 de octubre 2007), me parece más fructífero considerar Luz negra como un palimpsesto de la obra de Beckett.  En Palimpsests: Literature in the Second Degree (1997) Gérard Genette explica que la poética tiene que ver con las relaciones entre textos en vez de con el análisis de obras maestras particulares.   Miguel Ángel Asturias evalúa la intertextualidad de Luz Negra así: "Es un Beckett tropical, más rico, más vivo, más sugerente, más poético" (Vea Carátula 44, La dramaturgia en El Salvador de Carlos Velis).   

En fin, es claro que Luz negra articula un sistema literario que proviene de Beckett, pero la imitación en la obra de Menen Desleal transforma la búsqueda de Dios en la búsqueda del ser humano.  Genette explica que la representación nunca es una copia exacta y necesariamente introduce una versión transformada del original que representa lo mismo de una forma nueva o que articula algo nuevo en un estilo ya conocido.  Estas transformaciones abren un diálogo sugerente entre Luz negra y Esperando a Godot y nuevas posibilidades de interpretación.