Colectivo de Acciones de Arte (CADA) en Chile dictatorial


Colectivo de Acciones de Arte (CADA) es un grupo de activismo artístico chileno de performance con un proyecto crítico que opera durante la dictadura de Pinochet.  CADA utiliza estrategias del teatro y del performance en la realización de acciones artísticas.  Uno de los motivos del colectivo es intervenir en la vida cotidiana para interrumpir las rutinas normales y eliminar la distancia tradicional entre el espectáculo y el público.  CADA trata de coseguir la participación del público y busca minimizar la presencia de CADA a traves del anonimato.  Las acciones montan una crítica social y política a través de la subversión de signos. (HIDVL Artist Profile, HEMI)  Aquí me interesan dos acciones de CADA documentados en video, el primero en 1979 y el segundo a fines de la dictadura militar en 1983.

INVERSIÓN DE ESCENA El grupo CADA. Acciones de arte en el Chile dictatorial, Robert Neustadt [1]
 
Inversión de escena, CADA 17 de octube de 1979
Una de las acciones más interesantes desde el punto de vista visual ocurrió el miércoles diecisiete de octubre de 1979 frente al Museo de Bellas Artes donde el CADA apareció en un desfile de diez camiones lecheros (de la compañía Soprole) y cubrió la fachada del museo con un lienzo blanco. Lo de los camiones y el lienzo recuerdan el aspecto tramposo del grupo CADA. Para conseguir los camiones (según Rosenfeld) convencieron a un dirigente de Soprole de la belleza de la imagen. "Imagínese," le habían dicho al señor, "la belleza de diez camiones lecheros frente al Museo de Bellas Artes." Después del evento (otra vez, según Rosenfeld) alguien le había dicho al gerente de Soprole que fue víctima de un engaño, digamos, de "mala leche." El gerente trató de comprar el video de la acción y cuando el CADA no quiso vendérselo, llegó al extremo de cambiar el logo de sus camiones. 
Inversión de escena, CADA 17 de octube de 1979
De una manera parecida a la que el CADA había tomado la página (imaginada blanca) de la revista Hoy, la "Inversión de escena" ocupó esta vez una "página" metafórica de Santiago para subrayar la trasparencia de la represión cotidiana. Esta vez se aprovecharon de textos pre-escritos, los logos comerciales de los camiones lecheros. Un logo comercial se vuelve invisible -se ve tanto que no se ve- como el diseño propagandístico que aparece en las monedas. Pero diez camiones lecheros sí ocuparon un espacio visible, y la acción llamó mucho la atención en Santiago de Chile en 1979.
Inversión de escena, CADA 17 de octube de 1979
En esta época, el mero acto de contemplar algo o a alguien en público implicaba un cierto peligro. Como relata Zurita, nadie quería detener la vista en ninguna parte por miedo de ver la violencia cruda que uno no quería ver. El espectáculo que montó el CADA, sin embargo, era tan insólito que sí se veía…Según Zurita, el desfile de camiones lecheros dio la impresión inmediata de una invasión de tanques militares, pero no importa ninguna lectura particular tanto como el efecto de acentuar y atraer miradas. En esta acción, el grupo CADA re-colocó el logo de Soprole dentro de otro contexto, liberando así, el sentido de los signos comerciales. El performance del CADA hizo visible lo invisible. (Conjunto 127, Robert Neustadt)
  
Inversión de escena, CADA 17 de octube de 1979
El mismo día, los artistas del CADA cubrieron la fachada del Palacio de Bellas Artes con un lienzo blanco. La acción configuró una serie de imágenes insólitas, y así incitaba a que las miradas públicas se refocalizaran. Recordemos que la dictadura ya llevaba más de seis años en el poder y la situación se había vuelto habitual, casi invisible. Visto en su conjunto, estas acciones del CADA organizaron la realidad, en lo que el colectivo designó como "una escultura social": una "acción de arte que intenta organizar, mediante la intervención, el tiempo y el espacio en el cual vivimos, como modo, primero de hacerlo más visible, y luego, más vivible."

LA CUARTA ACCIÓN: "NO +" Acciones de arte en el Chile dictatorial, Robert Neustadt
 
No + CADA, 1983
Quizás sin excepción, los integrantes del grupo CADA consideran "No +" (pronunciado "No más") como la acción más importante y transcendente del colectivo. A finales de 1983 y principios de 1984, los miembros del CADA (y muchos colaboradores) salieron de noche en grupos para "rayar" las paredes de Santiago con la oración "No +". Poco tiempo después de pintar la frase "No +" en el espacio urbano, se notaría que alguien, algún desconocido de la ciudad, completaría la oración con una imagen, palabra o grupo de palabras. Las frases "No + dictadura", "No + tortura", "No + armas", "No + desaparecidos", "No + muerte", "No + (con la figura de un revólver) etc., empezaron a figurar entre las paredes de Santiago, formando así una red textual de graffitti contradictatorial.
 
Ejemplo de consigna No +
Néstor García Canclini ha estudiado el uso político y cultural del graffitti en el contexto latinoamericano, y llama a los autores de esta escritura urbana como "artistas liminales". Para García Canclini, el graffitti figura entre los géneros "constitucionalmentes híbridos", es un lugar "de intersección entre lo visual y lo literario, lo culto y lo popular". Obviamente este aspecto híbrido del graffitti le habría interesado al CADA, un colectivo de artistas que subrayaba lo literario y discursivo de lo visual, y que aspiraba a localizar el arte en la zonas populares de la urbe, ya que lo culto representaba para ellos la cultura oficial y represiva.
 
Ejemplo de consigna No +

Siendo una escritura de graffitti, la acción "No +" del CADA da otra vuelta de tuerca para incorporar explícitamente la participación activa de la comunidad. Se trata de una acción colectiva en el sentido más extenso. No solamente contribuyeron un gran número de artistas colaboradores, como en todas las acciones del CADA, sino que también participó directamente el público. Para el grupo CADA, la obra implicaba una acción artística en que desaparecería por completo la autoría. Desde su primera acción, "Para no morir de hambre en el arte", el CADA trabajaba la idea del anonimato, "firmando" por ejemplo, solamente con el nombre (entonces desconocido) del colectivo, CADA, la página de la revista Hoy. En "No +", ni firmaron con el nombre (ahora conocido) del CADA, ni terminaron las frases -la noción de un colectivo específico desapareció y la obra en sí llegó a pertenecer como consigna comunal de la comunidad antidictatorial.  (Conjunto 127, Robert Neustadt)
Grupo CADA
A los miembros del CADA les sorprendió ver cómo lo que empezó como su obra cobraba vida propia dentro del movimiento democrático. Las manifestaciones masivas en contra de la dictadura todas iban encabezadas por la consigna "No +". Milan Ivelic, el director del Museo Nacional de Bellas Artes, comenta sobre la importancia del No + (en una entrevista videográfica con Lotty Rosenfeld): "Cuando el grupo CADA plantea el No +, y que está referido a la situación política concreta, el No + Pinochet, el No + gobierno autoritario, ese trabajo, esa acción ha tenido una prolongación, se prolonga para el Plebiscito, el No del Plebiscito, que permite entonces el restablecimiento, poco tiempo después, de las elecciones democráticas en el país". En 1990, "No +" incluso llega a estar escrito en el tablero del Estadio Nacional en la ceremonia pública con la que se inicia el gobierno democrático de Patricio Aylwin.


[1] Estos dos textos analíticos constituyen una versión reducida del texto que aparece en: Robert Neustadt, CADA día: La creación de un arte social, Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 2001.