Escenarios liminales: Teatralidades, performances y política de Ileana Diéguez Caballero

Víctor "Crack" Rodríguez se come una papeleta de voto en un performance en que protesta los candidatos presidenciales en las elecciones de El Salvador en 2014.  Es acusado de fraude electoral y se enfrentó a una posible condena de 4-6 años de prisión.  Foto de mediolleno.com.sv.
En Escenarios liminales: Teatralidades, performances y política (2007) [222pp] Ileana Diéguez Caballero propone estudiar las estrategias artísticas experimentales que están en el borde de la vida y el arte, que oscilan entre lo ético y lo estético y desafían las miradas ortodoxas y la conceptualización dramática sistematizada por la teoría aristotélica. 
Esta investigación se abre a otro territorio no teatral, no estético: a gestos simbólicos que ponen en la esfera pública deseos colectivos y construyen de otras maneras su politicidad.  Si bien no tienen un fin estético producen un lenguaje que atrapa la percepción y suscitan miradas desde el campo artístico.  (11)
Los “escenarios liminales” son proyectos independientes desvinculados de proyectos institucionales u oficiales.  El concepto de lo liminal viene de Víctor Turner y Dieguéz lo utiliza para acercarse a un corpus efímero cuya vida se limita al momento de performance.[1][2]  “De alguna manera se trata de un objeto de estudio  extraño, huidizo, que escapa a la objetividad y a la fijación material e intemporal” (10).  Son acciones que con frecuencia no se perciben como teatro; borran la distancia entre el actor y el espectador de tal modo que el espectador participa directamente en la obra.  El performance se integra directamente en la vida cotidiana.  Son prácticas de carácter provisional que cogen forma en el momento de representación (10).  Aunque Dieguéz no lo menciona en Escenarios liminales, creo que un ejemplo perfecto de un escenario liminal es Couple in a Cage de Guillermo Gómez Peña porque el público no percibe que lo que miran es un performance y no se dan cuenta de que sus reacciones entran en el espectáculo.  Según Dieguéz lo liminal también se refiere a la situación de crisis social desde la cual se produce el arte después de los conflictos de los 70s y 80s (31).
 
"El arte que hoy sucede en algunas ciudades del mundo constituye un desafío para las miradas ortodoxas que siguen pensando la producción artística por parcelas disciplinarias" (Dieguéz 15), Foto de El Faro San Salvador 18 de agosto, 2014.
Entre los grupos que se analizan en Escenarios liminales como fusiones del arte y el activismo están Yuyachkani y Colectivo Sociedad Civil de Perú, las Madres de Plaza de Mayo, Grupo Arte Callejero, HIJOS, y Etcétera de Argentina y Mapa Teatro de Colombia.   En el caso de Yuyachkani, el colectivo incorpora la cultura y la memoria andina en sus representaciones teatrales.  Colectivo Sociedad Civil, HIJOS y Etcétera construyen situaciones (en el sentido Debordiano del Internacional Situacionista) en que el público participa en el espectáculo.[3]  En El mierdazo de Etcétera, por ejemplo, el público usa su propio excremento para señalar la corrupción y para protestar la injusticia.  La respuesta de las autoridades entra en el espectáculo.  No hay un guion aparte de la organización de la situación; el performance absorbe lo espontáneo de la altercación con las autoridades.  Los escraches de HIJOS también crean situaciones en los barrios e involucran a los vecinos en el espectáculo.  En el caso de las Madres de Plaza de Mayo las madres de los desaparecidos utilizan sus propios cuerpos como escenarios de representación; llevan pancartas de las fotos de sus hijos y pañuelos que representan el cuerpo ausente y la madre sufrida.  Luego Diéguez pasa a Mapa Teatro y a Testigo de las ruinas, una intervención artística del colectivo artístico Mapa Teatro que responde al discurso geopolítico de la modernización de Bogotá.  Testigo de las ruinas reúne y condensa el trabajo a lo largo de cuatro años de Mapa Teatro en recoger el testimonio de las personas desalojadas de El Cartucho y representa ese testimonio en performance y en instalaciones artísticas.  Testigo de las ruinas construye un escenario liminal entre lo  teatral y un posicionamiento ético y político al reintegrar los residentes de El Cartucho en el espacio a través del performance.  Mapa Teatro pone en escena secuencias filmadas de las calles y las residencias agotadas de El Cartucho.  Las proyecciones artísticas en las pantallas muestran distintos fragmentos del espacio, pero a la vez funcionan en conjunto como protesta de la destrucción de El Cartucho. 

"Prefiero considerar la condición espectacular-no como texto, sino como práctica-para dar cuenta de situaciones performativas producidas de manera espontánea en la vida cotidiana, que logran una expresividad simbólica por el uso de ciertos dispositivos de lenguaje, y que sin embargo no pretenden ser fijadas ni leídas como eventos artísticos" (Dieguéz 25), Foto de El Faro San Salvador 18 de agosto, 2014.
Escenarios liminales es un texto repleto de ejemplos de esta fusión entre el arte y la realidad.  “De la mimesis como falsificación (Platón) hemos pasado a mimesis como representación de verdades en un territorio de ficciones, de no verdades…” (Dieguéz 186).  Estos son apenas algunos de los ejemplos de prácticas y estrategias de “artivismo” que Dieguéz propone nace en el espacio entre la ética y la estética.  Este texto es importante porque establece la relación entre el performance y la política.  Abre la política y la resistencia a un análisis de sus aspectos teatrales y viceversa.





[1] Dieguéz asocial lo liminal con los conceptos de hibridación (Bhabha, Canclini), contaminación (Lotman y Bajtín), excentris (Linda Hutcheon)
[2] Van Gennep described the process of shifting from one social status to another in three stages: 1.disengagement in which the individual is symbolically removed from society and his own identity. 2. The liminal stage in which the individual is secluded from society and is under constant supervision. 3. The reunion or post-liminal stage in which the individual is reintegrated into society with his new status.  Turner took an interest is the second phase of Van Gennep's model – that of liminality. Liminality, in terms of social structure and time, is an intermediate state of being "in between" in which individuals are stripped of their usual identity and their constituting social differences while being on the verge of personal or social transformation (See http://culturalstudiesnow.blogspot.com/2012/03/victor-turner-on-liminality-and.html)
[3] Situación construida: momento de la vida construido concreta y deliberadamente para la organización colectiva de un ambiente unitario y de un juego de acontecimientos.


(Publicado en el número 1 de Internationale Situationniste, 1 de junio de 1958)