Héroes bajo sospecha: El lado oscuro de la guerra salvadoreña Parte I

Héroes bajo sospecha: El lado oscuro de la guerra (2013)[240pp/ Editorial Athena] de Geovani Galeas expone la historia interna del ERP desde su origen en El Grupo, una organización militante formada por jóvenes universitarios como Rafael Arce Zablah, Alejandro Rivas Mira, Joaquín Villalobos, Ana Guadalupe Martínez, Lil Milagro Ramírez y Eduardo Sancho.  Galeas basa su investigación en documentos oficiales, en entrevistas, y en conversaciones personales.  Narra el secuestro del joven empresario Ernesto Regalado Dueñas en 1971, el ajusticiamiento de Roque Dalton en 1975 y termina con el secuestro de Roberto Poma en 1977.  En el caso de Regalado Dueñas, el ERP lo mata porque la familia contacta a las autoridades y se vuelve demasiado peligroso para los miembros del ERP cobrar el rescate.  Roque Dalton es fusilado por acusaciones vacías de que colabora con la CIA.  Roberto Poma muere a causa de una herida que sostiene durante el secuestro.  En este caso el ERP cobra el rescate como si estuviera vivo Roberto Poma; la familia cumple con todas las exigencias de los secuestradores y el ERP le entrega a la familia un cadáver.  Galeas abre y cierra el libro cuestionando los medios del ERP de “terrorismo y el asesinato” para la liberación de la clase obrera.  Galeas hace hincapié en la compartimentalización del ERP y revela como la estructura del ejército crea un ambiente hostil a la autocrítica.  La disciplina revolucionaria exige la obediencia ciega sin cuestionar nunca a los superiores.  Por otra parte, Galeas revela la tensión entre los miembros pequeño burgueses del ERP y los proletarios.  En su libro Galeas ataca la mitificación del ERP y de personas como Joaquín Villalobos, Lil Milagro, Cayetano Carpio, Jorge Meléndez, Vladimir Rogel y Ana Guadalupe Martínez y Alejandro Rivas Mira y muestra, así como dice el título, el lado oscuro de la izquierda. 


Héroes bajo sospecha tiene una recepción difícil porque algunos consideran el texto como una traición del ERP.  Sin embargo, en mi opinión personal, no encuentro nada que merite tanta bulla en este libro.  Galeas, en gran parte, sólo reúne fragmentos de otros textos como entrevistas publicadas en diarios, cartas públicas, y testimonios como el de Ana Guadalupe Martínez Cárceles clandestinas.  No encuentro ahí evidencia de que Galeas tergiverse la historia del ERP y tampoco leo ahí un tono demasiado crítico.  El reproche es indirecto y se hace a través de la cita de Trotsky y a la luz de lo que la frase “el fin justifica a los medios” llega a significar en la historia del ERP.  El gran aporte de este libro es que reúne varios fragmentos de la historia del ERP en un solo texto.  Galeas afirma en su prólogo que quería narrar una sola historia que partiera de la crónica periodística “sin faltar a la veracidad de las versiones que sobre esos hechos obtuve” (10).  Para terminar quiero notar que el libro se califica como “Parte I” así que quedo a la espera de la próxima parte de esta historia.