Apuntes rápidos sobre El asesinato de Roque Dalton: Mapa de un largo silencio

El asesinato de Roque Dalton: Mapa de un largo silencio (2012) [165 pp] es el trabajo de investigación de Lauri García Dueñas y Javier Espinoza en la UCA en 2004.  El libro reúne las entrevistas de quince personas que ofrecen importantes versiones del asesinato de Roque Dalton.  Es probable, al iniciar la investigación, que la meta de los investigadores era aclarar los hechos del asesinato de Roque Dalton.  En cuanto a eso, no creo que el libro saque a luz información nueva sobre el caso.  Sin embargo, un aporte importante del libro, como bien señalan García Dueñas y Espinoza, es presentar un mapa del silencio que se ha construido alrededor de la muerte del poeta.

En el libro figuran las entrevistas de Joaquín Villalobos y Eduardo Sancho que estaban presentes en el “tribunal” de Roque Dalton.  Y mientras hay varios que acusan a Villalobos de ser el principal responsable en el caso, él responde con silencio: “La posición mía es que la mejor respuesta para una mentira es el silencio…” (111).  Eduardo Sancho, el defensor político de Roque Dalton ante las acusaciones del ERP, también responde con palabras que no dicen nada cuando le preguntan quién lo mató: “No, eso no.  La guerrilla tiene que haber sido, pero ahí allá eso se ha hablado mucho: quién había apretado el gatillo.  Pero esas ya son como muchas especulaciones, son como muchos, llamémosle, crímenes políticos que nunca se pueden saber o contar, no hay constancia, pues porque fue en última instancia la unidad guerrillera que los llevó y es la única que lo llevó” (70).  David Escobar Galindo, escritor y firmante de los Acuerdos de Paz por parte de la derecha, también preserva el silencio: “La lógica del  Acuerdo de Paz era no enfrascarse en la dimensión judicial de la gran cantidad de crímenes que hubo en la preguerra y en la guerra.  Había dos posibilidades: enfrascarse en eso o no.  Pero se consideró más conveniente para el proceso del país hacer una Comisión de la Verdad…y que eso fuera una especie de expresión histórica de los crímenes más importantes de la guerra” (63).  Otra entrevista importante es la de Juan José Dalton; aquí se hace patente la frustración de la familia de Roque Dalton frente al silencio social; treinta años después del asesinato siguen sin saber cuál es la versión real de lo sucedido y sin saber el paradero de los restos de Roque Dalton (89).    

En síntesis, este libro capta bien la construcción social del silencio de posguerra.  Específicamente, demuestra cómo la sociedad responde frente al caso de Roque Dalton que puede ser incomodo tanto para la derecha como para la izquierda.