Tuesday, July 29, 2014

1932: Rebelión en la oscuridad de Jeffrey L. Gould y Aldo Lauria-Santiago

Esta semana mis lecturas se relacionan con las representaciones de la memoria del 1932 en El Salvador y con las negociaciones de la memoria que se ven en textos académicos como el que aquí se reseña 1932: Rebelión en la oscuridad, en el documental Cicatrices de la memoria, en el testimonio de Miguel Mármol escrito por Roque Dalton y en el cuestionamiento de Miguel Mármol que presentan Erik Ching y Rafael Lara-Martínez en Remembering a Massacre in El Salvador.)   

1932: Rebelión en la oscuridad (2008) de Jeffrey L. Gould y Alda Lauria-Santiago [368pp] investiga la masacre por las fuerzas armadas de por lo menos diez mil personas de los sectores populares en enero y febrero de 1932.  Los autores consideran que los sucesos del 1932 se conocen sólo de una forma parcial y fragmentaria.  Hacen uso de fuentes documentales, de varios archivos, y realizan más de doscientas entrevistas con sobrevivientes.  La investigación es una colaboración entre los autores Jeffrey Gould y Aldo Lauria Santiago, Carlos Henríquez Consalvi (“Santiago”) que dirige Radio Venceremos durante la guerra y hoy dirige al Museo sobre la guerra de los 80’ MUPI, y Reynaldo Patriz, nativo de El Carrizal.  Los autores identifican cuatro interpretaciones predominantes del 1932: la crisis política, la crisis económica, la causalidad comunista, y la rebelión indígena y muestran cómo las cuatro maneras de entender el 32’ se entrelazan de una manera compleja.    

En los primeros dos capítulos Gould y Lauria-Santiago consideran las raíces económicas y políticas de la rebelión.  Las condiciones de trabajo para los colonos y el semi-proletariado y la crisis mundial de 1929 llevan a la radicalización del movimiento sindicalista y la desesperación general de los sectores populares.  En términos políticos, la década de los 20’s fue un período de transición de autoritarismo a la democracia.  La apertura del sistema electoral bajo Pío Romero Bosque y la Presidencia de Arturo Araujo desestabilizan al país. [1] 

La teoría de la causalidad comunista tiene coge fuerza con las manifestaciones públicas que enfrentan a campesinos con autoridades.  Hay un decreto que prohíbe las manifestaciones colectivas de descontento.  El 17 de mayo de 1931, un enorme grupo de campesinos organizados por Socorro Rojo Internacional entra a Sonsonate y se dirige al Parque Rafael Campo.  Los agentes de la Policía Nacional responden con la represión violenta.  El Presidente Araujo se pone del lado de los represores y por lo tanto el 17 de mayo marca una ruptura entre los campesinos y el partido laboralista de Araujo.  Una de las fuentes primarias más interesantes para este capitulo es Recuerdos de Sonsonate: Crónica del 32 de Reynaldo Galindo Pohl. 

Los autores también traen a colación el componente cultural y étnico de la rebelión.  Gould y Lauria-Santiago proponen que las tensiones culturales entre la población indígena, mestiza y ladina profundizan la lucha de clases y la lucha por derechos iguales.  El comunismo resuena en comunidades indígenas que ven su cultura amenazada por las conductas de los ladinos.

Los capítulos cinco, seis y siete narran los acontecimientos de los 4 meses desde diciembre de 1931 hasta marzo de 1932.  En diciembre el movimiento sindicalista lanza una serie de huelgas en los cafetales durante la cosecha de café.  Las autoridades responden con violencia y represión a las huelgas rurales.  Por sospecha de fraude en las elecciones municipales, el movimiento sindicalista duda de la vía electoral y optan por la vía armada.  El 16 de enero, el movimiento sufre la captura de los líderes del PCS (Farabundo Martí, Mario Zapata, y Alfonso Luna) pero deciden seguir adelante con la rebelión para no abandonar a las personas que ya han sido detenidos.  El 20 de enero hay una llamada general a tomar armas.  En pocos días las fuerzas armadas casi extinguen la insurrección. 

Gould y Santiago determinan que hay tres etapas de represión.  La primera etapa de las masacres ocurre cerca de los pueblos que vieron las insurrecciones.  La segunda etapa de las masacres son retaliaciones de los terratenientes, los hacendados y de otras autoridades.  La tercera etapa se basa en las listas de miembros de Socorro Rojo Internacional y del Partido Comunista Salvadoreño.  El discurso oficial coloca la responsabilidad de la masacre en el partido comunista que acusa de engañar y manipular a los indígenas para rebelar.  Mueren los “justos por los pecadores” (239).

La última parte del libro es interesante por la discusión de la memoria de 1932.  Los autores consideran cómo las comunidades indígenas interpretan la matanza del 32’.  Dan ejemplos de personas que perciben el ataque dentro de un marco religioso.  Mencionan la intervención de santos blancos y de santos en caballos blancos.  Aquí yo creo que estos recuerdos de santos en el 32’ retoma el motivo de Santiago Matamoros de la conquista que se ve en el Lienzo de Tlaxcala y en los escritos del Inca Garcilaso y de Guaman Poma.  Por otra parte, Gould y Lauria-Santiago arguyen que la memoria del 32’ se resucita en la guerra de los 80 con símbolos y con recuerdos colectivos e individuales.  Por fin, Gould y Lauria-Santiago mencionan que, tanto la izquierda como la derecha, por sus propios motivos, enfatizan la causalidad comunista del 32’.  Sin embargo hay que recordar también el aspecto étnico que del 32’. 
 
El documental Cicatrices de la memoria acompaña el libro y reúne algunas de las doscientas entrevistas de 1932: Rebelión en la oscuridad:




[1] La dinastía Meléndez-Quiñonez representa un período de relativa estabilidad entre 1913-1927.   Pío Romero Bosque asciende a la Presidencia con el apoyo de la familia gobernante, pero ya en poder, Romero Bosque democratiza el sistema electoral.  En 1931 Arturo Araujo gana la Presidencia con el Partido Laboralista y con una plataforma de reforma agraria.  La oligarquía se opone y el 2 de diciembre del mismo año hay un golpe de estado que permite subir al poder el General Maximiliano Hernández Martínez.

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...