Wednesday, May 28, 2014

Los "no-lugares" de Olvida Uno de Claudia Hernández

Olvida uno (2005) [147pp Índole] se puede leer como una antología de 9 cuentos o como un sólo cuento.  Los episodios exploran la subjetividad de los inmigrantes que se van de sus países de origen para habitar los "no-lugares" de las ciudades globales.  En"La mía era una puerta fácil de abrir", por ejemplo, el narrador vive en un apartamento que es, hasta cierto punto, "público"; tiene una cerradura que no funciona y que se rompe cada vez que la reemplazan.  La gente anónima de la calle y del mismo edificio de apartamentos pasa adelante para usar el baño o para descansar.  Cuando el protagonista por fin se cansa de tanta gente y decide pasarse a un apartamento con llave, este se convierte en parte de la masa de gente anónima que hace uso del apartamento sin llave.  En otros cuentos como "Jon prefiere que no nos veamos por un tiempo" las mujeres con que Jon traiciona a su novia Claudia forman parte de una masa anónima de mujeres que penetra los espacios privados del apartamento.  A pesar de que Claudia cierra con llave, estas mujeres sin nombres ni pasado, hacen uso de un picahielo para entrar.  En otros cuentos, personajes y voces fantasmales aparecen en los apartamentos de la ciudad de modo que estos espacios resisten la privacidad. 

En Non-Places: Introduction to an Anthropology of Supermodernity Marc Augé define el “no-lugar” como un espacio característico del mundo moderno.  El "no-lugar", en vez de diferenciarse por sus referentes locales particulares, forma parte de un discurso de espacios globales y de personas cosmopolitas.  En términos básicos, el “no-lugar” es un espacio “artificial” como los apartamentos alquilados de los cuentos de Olvida uno que no integran el pasado y el presente de una manera orgánica.  Estos son espacios en que las relaciones sociales son mínimas y que no tienen que ver con la identidad.  Por ejemplo, en una ciudad global el individuo típico asume una identidad provisional anónima.  El anonimato que asume el sujeto y la falta de comunicación con otros seres humanos son características claves del “no-lugar” porque limitan la posibilidad de que se establezcan lazos sociales significativos.

El "no lugar" es un espacio propicio para el olvido porque el sujeto sólo se puede prender de detalles y fragmentos de un presente eterno donde se esfuma la lógica del pasado y de la identidad.  


WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...