Monday, December 30, 2013

Palabra del año 2013 El Salvador


Las palabras son signos que captan el espíritu social, político y cultural de las comunidades lingüísticas y nacionales.  “Escrache”, por ejemplo, es la palabra del 2013 elegida por la Fundación del Español Urgente.  La palabra se popularizó en España durante las protestas organizadas en los primeros meses del 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).  A pesar de su popularidad en España “escrache” tiene un origen transatlántico; en Argentina y Uruguay se relaciona con las acciones públicas de denuncia contra personas acusadas de crímenes de lesa humanidad en las dictaduras de los años 70 y 80.  A partir de los años 90 “escrache” empieza a emplearse en los medios de comunicación para señalar una manifestación directa que suele llevarse a cabo frente al domicilio del acusado.

Selfie, o auto-foto, es la palabra del 2013 elegida por los diccionarios Oxford del idioma inglés.  Un selfie se refiere a un especie de autorretrato fotográfico que se publica en línea.  Es una foto de uno mismo tomada con la cámara de un teléfono celular o con un Smartphone para luego compartirla en la cuenta de Instagram, Facebook o Twitter con el propósito de “documentar” los lugares que uno visita o lo que uno hace durante el día.  Para muchos el selfie es un elemento integral de la construcción de la identidad virtual; una manera de entender el “yo” y la naturaleza humana de los demás.  Otros la consideran la prueba concluyente del egoísmo del siglo XXI.  

¿Cuáles son tus sugerencias para la palabra que mejor refleja el 2013?  

Siete candidatos provisionales:
Archivos” -se refiere al cierre de Tutela legal y a la quema de los archivos de Pro-búsqueda.
Robocop” -se refiere a Alejandro Muyshondt que fue hasta el centro de San Salvador armado con un AK-47, un chaleco antibalas, un casco y mascarilla para recuperar su celular de unos ladrones.
Mujer” -se refiere a la campaña pública “viviendo el feminismo” de Las Dignas y a la polémica internacional que despertó el caso de Beatriz.
Wasapear” -se refiere a las interacciones gratuitas de mensajería instantánea en la aplicación WhatsApp.
"Expapa" -se refiere a la renuncia de Benedicto XVI.
Perreo” -se refiere al baile popularizado este año por Miley Cyrus.
Spotify” -se refiere a la aplicación de música gratuita que llegó a El Salvador en los primeros días de diciembre.

(Publicado en contrACultura, 31 de diciembre de 2013)


Thursday, December 5, 2013

Pelea de gallos cultural


Tildamos a los artistas, poetas y escritores «de derecha» o «de izquierda» a pesar de que ese paradigma ya queda demasiado corto como para poder representar la compleja realidad actual



Evelyn Galindo-Doucette (*)

Madison, Wisconsin. La polarización del país es obvia, sobre todo en un período de campaña presidencial.  Lo que me interesa discutir aquí es la inmensa pérdida que significa esa polarización, ya anacrónica, y esos cansados rencores entre la derecha y la izquierda en términos de la cultura actual del país.  ¿Por qué hay artistas, poetas y escritores que celebramos en ciertos ámbitos y que denigramos, o peor, que ignoramos en otros?  Sobre todo esto viene siendo un tema para las generaciones que no vivimos la guerra directamente porque a nosotros nos está tocando acomodar los traumas de una guerra que no protagonizamos y que no experimentamos directamente.  

Tildamos a los artistas, poetas y escritores «de derecha» o «de izquierda» a pesar de que ese paradigma ya queda demasiado corto como para poder representar la compleja realidad actual en que, por ejemplo, podemos trazar una línea continua entre la izquierda y el capitalismo global.  Y sin embargo la evaluación de si una obra representa un punto de vista «de derecha» o «de izquierda» viene siendo el primer nivel de evaluación del valor artístico de una obra de arte en el país.  No sólo entra en la evaluación del arte, pero también de eso depende la editorial donde se publica cierto texto, el espacio de exposición y también los espacios de difusión del arte.  ¿Cómo podemos evaluar la calidad artística si nuestra evaluación parte de un punto de vista siempre politizado?    

No siempre fue así ni para la generación de la guerra.  Si pensamos en la obra de Roque Dalton y David Escobar Galindo, por ejemplo, vemos que coincidieron por lo menos un instante en la misma realidad cultural con los poemas «La violencia aquí» (1971) y «Duelo ceremonial por la violencia» (1971).  En esos poemas Dalton y Escobar Galindo dialogan sobre la naturaleza de la violencia como dos poetas comprometidos con el análisis de un fenómeno grave de la realidad nacional.  David Escobar Galindo nos plantea la violencia como una «perra de hielo» y Roque Dalton matiza esta metáfora: «también la mamá del niño-pueblo». La verdad es que las dos metáforas contribuyen a la representación de una realidad que existe como un tercer espacio, es decir, como un puente entre dos campos políticos tan separados.  De hecho Escobar Galindo y Roque Dalton tuvieron un intercambio productivo, creativo, y sano.  El arte y la cultura debería aspirar a eso; a enfrentarnos, a hablarnos, y sobre todo a tomarnos en cuenta como seres humanos que cargamos con una realidad compartida.

(*) Publicado en contrACultura.com.sv 5 de diciembre 2013

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...