Friday, March 22, 2013

El Quijote en el Istmo


Las armas requieren espíritu como las letras.-Miguel de Cervantes Saavedraa (Primera Parte. Capítulo XXXVII Don Quijote de la Mancha)

 Evelyn Galindo Doucette

MADISON, WISCONSIN-  En Sonsonate en los años 30 El Quijote se recomendaba como libro de cabecera para el cultivo del buen juicio y del sano entendimiento, según cuenta Reynaldo Galindo Pohl en su Recuerdos de Sonsonate: Crónica del 32.  En particular, los sonsonatecos apreciaban los refranes acertados de Sancho Panza con los que picaba sus coloquios con Don Quijote:

-Cada día, Sancho-dijo don Quijote-, te vas haciendo menos simple y más discreto.
-Sí, que algo se me ha de pegar de la discreción de vuestra merced -respondió Sancho-, que las tierras que de suyo son estériles y secas, estercolándolas y cultivándolas viene a dar buenos frutos.  Quiero decir que la conversación de vuestra merced ha sido el estiércol que sobre la estéril tierra de mi seco ingenio ha caído… (Segunda Parte. Capítulo XII)

En dos novelas que he leído recientemente he notado que Don Quijote de la Mancha aún tiene una presencia literaria viva como una fuente principal de significado.  Adquiere una función intertexual en El país bajo mi piel (2001) de Gioconda Belli y en El perro en la niebla(2006) de Róger Lindo.

El país bajo mi piel es el testimonio autobiográfico de Gioconda Belli.  Belli relata su vida por breves capítulos que prestan de la forma y el estilo de Cervantes; “De cómo sobreviví un año más de dictadura enfurecida” y “De cómo se multiplicó y dividió el sandinismo.”  En términos del contenido, Belli utiliza las salidas de Don Quijote y su idealismo axiomático como analogías que expresan el espíritu del sandinismo y sus propios exilios de Nicaragua a consecuencia de su involucramiento político.  Al final de su memoir, Gioconda Belli concluye que ella es una Quijota que luchó por sus ideales en contra de la realidad y, a pesar de que el Frente Sandinista haya perdido control del gobierno, esa etapa de su vida no fue por gusto: “Mis muertos, mis muertes, no fueron en vano…soy la misma quijota que aprendió, en las batallas de la vida, que si las victorias pueden ser un espejismo, también pueden serlo las derrotas.”    

En El perro en la niebla Róger Lindo recurre a Don Quijote de la Mancha como un punto de referencia a lo largo de la novela.  El narrador, Guille, es un muchacho de clase media que empieza a involucrarse con el movimiento sindical de San Salvador.  Conoce a Ana Gladys, una obrera, y se acerca a ella a través de la lectura de El Quijote.  La dinámica social entre Don Quijote, un hidalgo de la decadente baja nobleza y Sancho Panza, un labrador humilde, se repite en la pareja de Guille y Ana Gladys.  Ana Gladys explica que se entiende mucho más con Sancho Panza, pero que Don Quijote también le agrada por la manera en que defiende a otros personajes desdichados.

En fin, me parece genial que un libro del siglo XVI les haya sido relevante a nuestros abuelos en el siglo pasado y que nos siga cautivando hoy en día.
(*) Columnista de ContrACultura

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...