Cantares de Serrat


Estaba en la oficina de mi mamá la primera vez que oí ‘Cantares,’ la canción de Joan Manuel Serrat

Por Evelyn Galindo-Doucette(*)

MADISON, WISCONSIN- En ‘The Dry Salvages’ TS Eliot nos da las palabras para precisar el impacto de aquellas canciones sublimes que marcan los momentos formativos de nuestras vidas, las que son faros que nos guían, las que nos transportan y las que nos transforman: “música tan hondamente escuchada que no se escucha en lo absoluto.  Pero somos la música mientras dura la música.”  Para mí, éstas son ‘Volver’ de Carlos Gardel, ‘Por el bulevar de los sueños rotos’ de Joaquín Sabina, ‘Vuela alto’ de Julio Iglesias, y ‘Alive’ de Pearl Jam, pero ‘Cantares’ de Serrat es quizás la que más sobresale.

Estaba en la oficina de mi mamá la primera vez que oí ‘Cantares,’ la canción de Joan Manuel Serrat incluida en el disco ‘Dedicado a Antonio Machado, poeta’ de 1969.  La canción terminó transformando la manera en que veía las posibilidades de la vida; me mostró mi propia libertad pero también me echó encima toda la responsabilidad creativa de empezar de cero construyéndola.  El fragmento más impresionante viene del poema de Antonio Machado ‘Proverbios y cantares - 29’ (Campos de Castilla 1917):

Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

La aparente sencillez de la estrofa engaña.  El poema es una alegoría: una metáfora extensa en la que el camino representa la vida humana.  La visión filosófica que se presenta es que cada ser humano es libre; los modelos sociales y culturales que se nos imponen para regir cómo desarrollan nuestras vidas son ilusorios “estelas en la mar.”  La paradoja de un camino que se hace al andar encierra una verdad profunda; lo que existe de veras es lo que hacemos con la vida, no lo que pensamos que deberíamos hacer de acuerdo con cierta condición social.  La libertad que uno tiene para construir la vida es tan inmensa como el mar, pero esto mismo también le confiere la carga absoluta al individuo de crear, sin patrones o estándares, una vida auténtica.  ‘Cantares’ me mostró que yo tenía la responsabilidad absoluta e incondicional de crearme a mi misma.  ¿Qué canciones te han transformado a ti?

(*)Publicado en ContrACultura 4 de marzo 2013.