Wednesday, January 23, 2013

Hermana lejana emite alerta


Respuesta a la alerta de viaje para El Salvador emitido por el Departamento de Estado de los Estados Unidos el 23 de enero de 2013

Por Evelyn Galindo-Doucette (*)

MADISON, WISCONSIN Se les advierte a todos los ciudadanos de El Salvador que solicitan visas de inmigrante, o que piensan ir a los Yunai como puedan, que la situación en los Estados Unidos no es nada chiche tampoco. La violencia y la falta de reflexión sobre ésta son problemas graves en el país. Mientras en El Salvador hasta se ha hecho una tregua con las pandillas para ver cómo se baja la tasa de homicidios (71 por cada 100.000 personas), en ciudades como Detroit esta tasa llega a 48 por 100.000, y la gente sigue insistiendo en que las armas son una parte indispensable de la identidad nacional.[1] Los que piensan matricular a los hijos en las escuelas públicas deben tomar precauciones adicionales ya que, trágicamente, los ataques perpetrados en centros educativos ya no son acontecimientos fuera de lo común en términos nacionales.

De hecho, la plaga de violencia en las escuelas es una de las más preocupantes señales de los complicados problemas sociales, psicológicos y espirituales que enfrenta el país. Ciertas ciudades muestran más altos niveles de actividad criminal que otras. Según US News las más peligrosas son St. Louis, Atlanta, Birmingham, Orlando y Detroit. Con todo, se recomienda que los inmigrantes tomen precauciones al establecerse en cualquier parte de los Yunai.

El crimen motivado por odio a los hispanos también ha aumentado en la última década. Se cree que estos crímenes forman parte de una tendencia mayor de resentimiento y de desconfianza hacia los hispanos en los Estados Unidos.[2] Hay que tener en cuenta además que la mayoría de las transgresiones contra los inmigrantes indocumentados nunca se resuelven puesto que muchos ni se dan a conocer por miedo a la deportación. Desgraciadamente, parece que el gobierno todavía no tiene ni está desarrollando un sistema moderno y eficaz que pueda proteger al público actual del siglo veintiuno, que es en gran parte, transnacional.

En fin, a pesar de su extensa historia de intervención cultural, política, militar y económica en los países latinoamericanos, el gobierno de los Estados Unidos todavía no acepta su propia responsabilidad en muchos de los graves problemas de nuestras sociedades. Esto contribuye directamente a las olas de migración que tanto detestan. Hasta el momento, la lucha contra la cultura de la violencia y el egoísmo generalizado en los Estados Unidos ha sido limitada.

[1] Crime in the United States FBI 2011

[2] Anti-Latino Hate Crimes Rise Huffington Post 17 oct 2012

*Columnista ContraCultura

WJT Mitchell — Notes on Picture Theory

In analyzing the “pictorial turn” in his book Picture Theory, Mitchell begins by raising important questions about how images reference t...