La Sala memorial de los mártires y La capilla de la UCA

La Sala memorial de los mártires y La capilla de la UCA

Los espacios principales de la memoria en la UCA son La capilla donde hay varios retratos y dibujos que recuerdan la violencia de la guerra y un mausoleo que guarda los restos de los cuerpos de los jesuitas y la Sala memorial de los mártires donde se guardan objetos relacionados con la masacre de los jesuitas y de otros sacerdotes y monjas que mataron durante la guerra.  Es un espacio de memoria orgánico puesto que ocupa el mismo espacio donde vivieron y enseñaron los jesuitas y donde tuvo lugar el masacre.  Sigue siendo un espacio cargado de “lugar” con las conexiones antropológicas intactas.  Era impresionante caminar por los edificios en los que los jesuitas enseñaban y por los corredores y el jardín donde fueron arrastrados y masacrados.  A pesar de que se ha renovado mucho la UCA desde 1989, uno se relaciona con el pasado a través del espacio. 

 La Sala memorial de los mártires: Una ex-alumna de la UCA mira la camisa de P. Rutilio Grande con balas
La Sala memorial de los mártires: Una ex-alumna de la UCA mira la ropa que llevaban puesta de los jesuitas la noche de la masacre

La capilla de la UCA: Dibujos de Roberto Huezo (1983-84)
En La capilla los dibujos de Roberto Huezo de cuerpos humanos desnudos atormentados muestran la barbarie de la guerra; ponen en cara no sólo las violaciones de los derechos humanos como un concepto abstracto sino el dolor físico que significa la guerra para el cuerpo humano y la vulnerabilidad del ser humano frente la violencia.  Sobre todo me pareció interesante como el pasado y el presente coexisten de manera orgánica en la UCA.  Los estudiantes de hoy en día pasan por los espacios de memoria.  Hoy habían estudiantes que tocaban guitarra y cantaban rodeados por imágenes de la violencia histórica del espacio.  Es un espacio en que el tiempo pasa sin permitir el olvido.  



 La capilla de la UCA: Algunos de los dibujos de Roberto Huezo 


El mercado de la memoria